REFLEXIONES SOBRE EDUCACIÓN por Ernesto

martes, enero 30, 2007

Carta de un hijo a sus Padres

No me den todo lo que les pido, a veces solo pido para ver hasta cuanto podré tomar..

No me griten, los respeto menos cuando me gritan, y me enseñan a gritar a mi tambien y yo no quisiera gritar..

No me den siempre ordenes y mas ordenes, si a veces me pidieran las cosas yo lo haria mas rápido y con mas gusto..

Cumplan sus promesas, buenas o malas. Si me prometen un premio, quiero recibirlo y tambien si es un castigo..

No me comparen con nadie, (especialmente con mi hermano) si me presentan como mejor que los demás alguien va a sufrir y peor, sere yo quien sufra..

No cambien de opinión tan a menudo sobre lo que debo hacer, decidanse y mantengan esa decisión..

Dejenme valerme por mi mismo. Si hacen todo por mi nunca podre aprender..

Corrijanme con ternura. No digan mentiras delante mio, ni me pidan que las diga por ustedes, aunque sea para sacarlos de un apuro. Esta mal. Me hace sentir mal y pierdo la fe en lo que ustedes dicen..

Cuando hago algo malo no me exijan que les diga el "por que lo hice" a veces ni yo mismo lo sé.. Si alguna vez se equivocan en algo, admitanlo, asi se robustece la opinion que tengo de ustedes y me enseñaran a admitir mis propias equivocaciones..

Tratenme con la misma amabilidad y cordialidad con que veo que tratan a sus amigos, es que por ser familia no significa que no podamos ser tambien amigos..

No me pidan que haga una cosa y ustedes no la hacen, yo aprendere a hacer todo lo que ustedes hacen aunque no me lo digan, pero dificilmente haré lo que dicen y no hacen..

Cuando les cuente un problema mio, aunque les parezca muy pequeño, no me digan "no tenemos tiempo ahora para esas pavadas" traten de comprenderme, necesito que me ayuden, necesito de ustedes..

Para mi es muy necesario que me quieran y me lo digan, casi lo que más me gusta es escucharlos decir: "te queremos"..

Abrazame, necesito sentirlos muy cerca mio. Que ustedes no se olviden que yo soy, ni mas ni menos que un hijo..

1 Comments:

At 10:16 a. m., Blogger indecible said...

En el libro “Miedo a no volar” (de Saiz de Marco) viene un relato titulado UN LUGAR EN EL MUNDO, que trata sobre esta manía de comparar a unas personas con otras y el daño que produce. Os lo paso.

UN LUGAR EN EL MUNDO

Bienvenido a esta ciudad. Suponemos que, si ha elegido instalarse aquí, conoce nuestra principal regla. No obstante y para evitar equívocos, queremos recordarle que quienes fundamos esta ciudad éramos (posiblemente) débiles, feos, bajos o torpes. Sin embargo, la razón por la que padecimos no fue ser débil, feo, bajo o torpe. La razón por la que padecimos fue que se nos comparó con otros (hermanos, primos, vecinos…) más fuertes, más bellos, más altos o más listos. Muchos de nosotros sufrimos desde niños la comparación, a menudo persistente, con otras personas. Puede que fuese un proceder irreflexivo, incluso bienintencionado, pero a nosotros nos dañó. Por eso fundamos esta ciudad, la llamamos Sin Comparación y promulgamos su norma suprema: “Nadie puede ser comparado con nadie”. Si algún residente infringe esta regla, estará obligado a irse de aquí. Por lo demás, la nuestra es una ciudad acogedora y -creemos- grata para vivir. Esperamos que, si decide quedarse con nosotros, su estancia le resulte feliz y, por encima de todo, incomparable.

 

Publicar un comentario

<< Home